AUTOMATIZACIÓN EN LA DOSIFICACIÓN
de Químicos para Piscinas

CO CO El agua de las piscinas, es un ciclo continuo de uso, tratamiento y reúso, razón por la cual, debe tenerse especial cuidado para conservar las condiciones óptimas y evitar que se presenten alteraciones en sus propiedades físico-químicas. Para manejar esto, Servicloro ofrece una amplia gama de posibilidades.

El no tener una buena calidad de agua en una piscina y/o jacuzzi, genera la proliferación de microorganismos, formación de subproductos indeseables por el sudor, orina y demás presencia de agentes externos a los que esta sometida esta agua, dadas las condiciones climáticas y el almacenamiento prolongado, es una fuente muy grande para la reproducción de algas y bacterias.

Esta es la razón por la cual tener una excelente desinfección va a garantizar que los bañistas no presenten algún problema de salud, y una buena desinfección debe estar ligada a llevar un control en tiempo real de sus propiedades.

Dentro de las variables que deben controlarse esta el pH, el residual de cloro, la turbiedad, en algunos casos el ozono etc.

Cuando hay un pH que tiende a ser acido en esta agua, pueden generarse muchos problemas de corrosión en los accesorios, tuberías y equipos que están en contacto, sin mencionar el malestar presente en los bañistas, por el contrario cuando el pH tiene a estar básico, se empiezan a generar incrustaciones cálcicas y algo muy importante la acción del cloro (o agente desinfectante) comienza a perder su efectividad; para el control de pH Servicloro ofrece una amplia gama de alternativas, como sensores de pH autolimpiantes que van conectados a controladores individuales, de dos variables y hasta 5 variables, esto con el fin de comandar un equipo de dosificación que ajuste el rango de pH siempre hacia el lado neutro es decir valores que ronden siempre el 7.

Otro factor importante en la calidad del agua de las piscinas es la turbiedad, la cual también puede medirse y controlarse por medio de la adición de floculantes y el uso de filtros especializados.

Uno de los factores mas importantes es la concentración de cloro en el agua, esta concentración debe quedar como un residual entre 1 y 2ppm, después de que el cloro tenga su efecto desinfectante, oxidando metales presentes y eliminando la mayor parte de patógenos, en el mercado se encuentran diversos productos para desinfectar, por ejemplo encontramos el cloro liquido (hipoclorito de sodio), cloro granular (hipoclorito de calcio), cloro gaseoso, cloración salina por electrolisis entre muchos otros, cualquiera que sea el método utilizado, debe estar acompañado de una medición constante minuto a minuto del agua que esta pasando por la recirculación, el cual debe comandar ya sea las bombas dosificadoras, los equipos de generación de hipoclorito y/o el vacío par que se aumente o se disminuya la dosificación de cloro gas, esta automatización se realiza por medio de celdas amperométricas de cloro, o en muchos casos se usa una medición por ORP (potencial de oxido reducción) el cual funciona siempre y cuando nuestro pH se haya estabilizado previamente. Con esta medida se dan las condiciones de demanda de cloro, para que el agua permanezca en muy buenas condiciones, asegurando su desinfección y sin permitir que el cloro se eleve demasiado provocando problemas de salud a los bañistas.
Servicloro tiene opciones muy diversas para la automatización de estas variables en las piscinas, como los paneles preensamblados que están completamente equipados para medir y controlar, una, o hasta 5 variables.

Dentro de las alternativas de automatización Servicloro tiene opciones de comunicación por ethernet, Modbus, GSM y/o Wifi, esto con el gran propósito de facilitar un monitoreo remoto y tomar acción rápida en caso de cualquier eventualidad.

Fuente