PUNTOS A TENER EN CUENTA PARA
la seguridad en el manejo del cloro

CO CO En la actualidad es muy común utilizar el cloro gaseoso para realizar la desinfección del agua en distintos procesos, sin embargo, hay muchas instituciones públicas o entidades que no ven la importancia de contar con los conocimientos e implementos necesarios para incrementar la seguridad en el manejo de este producto químico. Servicloro puede asesorarlo.

Para empezar, cuáles son las características físico-químicas del cloro gaseoso y que lo hace tan especial al momento de su manipulación. Según el IDEAM, el Cloro es un gas amarillo verdoso que es más pesado que el aire y posee un olor muy fuerte, penetrante e irritante. En su forma líquida es una sustancia translucida de color ámbar. Además, también menciona los siguientes efectos que puede presentar en la salud de las personas: tóxico por inhalación, irrita los ojos, la piel y las vías respiratorias. Muy tóxico para los organismos acuáticos.

Podría hacerse un listado extenso en cuanto a los posibles efectos de este producto químico, estos podrían ir desde irritación de la garganta o la piel hasta causar la muerte en caso de una exposición a concentraciones elevadas de cloro gas durante un tiempo prolongado. Pero ¿por qué se producen estas afectaciones?, Principalmente se debe a que una de las características de este químico, es que reacciona rápidamente en ambientes húmedos o acuosos como los ojos, la garganta, las vías respiratorias, la boca, etc. Los efectos irritantes y corrosivos son causados por la transformación de parte del Cloro en Ácido Clorhídrico y Ácido Hipocloroso en las vías respiratorias debido a su reacción con agua. Como es entendible, estos “subproductos” son catastróficos al interior del organismo.

Otra consideración es el almacenamiento y transporte del cloro gas, este debe transportarse correctamente en cilindros o contenedores en los que se almacena a presión. Dentro de estos cilindros, parte del producto químico se almacena en su forma líquida y otra fracción en forma gaseosa. Debido a esta característica, se debe cumplir ciertas normas de seguridad tanto en el transporte como en la ubicación final de estos elementos.

En cuanto a las recomendaciones para el correcto transporte, manejo y manipulación del cloro gaseoso se pueden encontrar las siguientes:

Almacenar en cilindros (150lbs), contenedores (1 Ton) e/o iso-tanques (20, 50, 300 o 400 TON) completamente garantizados y certificados, que sus materiales de construcción sean los adecuados y que cuenten con los accesorios de seguridad, por ejemplo, las válvulas de cloro y sus respectivos capuchones de protección, en excelente estado.

Contar con elementos de protección personal y seguridad tales como: Kit básico de emergencia, máscaras de protección facial que cubran toda la cara, equipos de aire auto contenido, traje especial para manejo del cloro gas en caso de fugas, etc.

En el sitio de disposición final, por ejemplo, las casetas de cloración en las plantas, se recomienda implementar un sistema de neutralización de fugas. Estos sistemas absorben el cloro gas ya sea por una reacción con medios líquidos o sólidos, hay que tener presente que el confinamiento de la caseta es importante si se cuenta con esa herramienta de seguridad, en caso contrario se hace necesario tener una muy buena ventilación.

Mantener un sistema de cloración en perfecto estado, es decir, que sus componentes cumplan con garantías de fabricación y se manejen mantenimientos preventivos de manera periódica y que se cambien inmediatamente en cuanto sea necesario. Así mismo, es recomendable que estos sistemas de cloración sean lo más automatizados posibles, con el objetivo de disminuir los errores humanos en la manipulación por parte de operarios.

Como se puede apreciar, aunque el cloro gas es un producto peligroso, tomando las medidas necesarias de seguridad va a ser un gran aliado en los procesos de desinfección y esto va a depender específicamente de la cantidad de contenedores o cilindros que se estén manipulando en el sistema de cloración. Por tanto, una recomendación final sería confiar las inquietudes a empresas especializadas en este tipo de sistemas, las cuales cuentan con el conocimiento y la experiencia suficiente para recomendar las herramientas necesarias en este tema.

Fuente