BOMBAS DE DRENAJE PARA AGUAS SUCIAS
Calpeda para el sector industrial

GLOBAL GLOBAL GQV 65 es la nueva bomba sumergible para drenaje de aguas sucias que se ha incorporado recientemente a la Serie GQV 50, siguiendo la misma lógica y principios de construcción.

La nueva bomba es más que una mera ampliación de la gama. De hecho, esta bomba de drenaje está construida para permitir el manejo de sólidos en suspensión con un diámetro de hasta 65 mm, una característica que la hace particularmente adecuada para aplicaciones industriales.

El tratamiento de sólidos en suspensión es un aspecto extremadamente importante en el levantamiento de aguas residuales sucias. De hecho, es esencial que la bomba sea fiable y capaz de mover el líquido sin obstruirse. Piense, por ejemplo, en aplicaciones como las de las plantas de tratamiento de aguas residuales gestionadas por empresas municipales que deben prestar un servicio eficiente sin tiempos de inactividad provocados por averías u obstrucciones.

Por tanto, puede decirse que con las bombas GQV 65, Calpeda ha introducido entre sus productos una nueva línea destinada a seguir creciendo, como es la de las bombas de drenaje de aguas sucias para el sector industrial.

Además, si se considera la oferta de mercado para este tipo de productos, la bomba GQV 65 se posiciona por su especificidad que la diferencia de la mayoría de los dispositivos disponibles.

De hecho, es una bomba que se caracteriza por una excelente relación calidad-precio, equipada con un motor de alto rendimiento con una carcasa de acero inoxidable, mucho más ligera que las de hierro fundido, típicamente utilizadas en bombas diseñadas para este tipo de aplicación.

En cuanto a las características constructivas, estos son algunos de los principales aspectos que destacan la excelente hidráulica y el cuidado diseño mecánico de la bomba GQV 65.

•La bomba está equipada con un impulsor de vórtice, ya por sí mismo una garantía de rendimiento óptimo para aguas sucias. El impulsor de vórtice, de hecho, está diseñado para que las partículas sólidas pasen por debajo del propio impulsor, lo que evita su bloqueo.

• La presencia de la válvula de venteo permite el escape de aire alrededor del impulsor y, por lo tanto, es una garantía de excelente cebado incluso después de largos períodos de inactividad.

• La bomba está equipada con doble sello mecánico sobre un eje de acero inoxidable con una cámara de aceite interpuesta para una protección segura tanto del motor como contra un funcionamiento en seco accidental.

• Para una instalación flexible y rápida en el sumidero, la bomba tiene una brida de impulsión DN 65 y también una rosca G 2 ½; también es adecuado para acoplar tolvas.

Actualmente, la bomba está disponible en versiones de potencia de 1,1 y 1,5 kW.

Gracias a la ampliación del cuerpo de la bomba, destinado a permitir el paso de sólidos en suspensión con un diámetro de hasta 65 mm, la bomba GQV 65 garantiza, para la misma potencia, un mayor paso libre y caudal que las bombas GQV 50.

Fuente