DESVENTAJAS
del tanque de agua de cemento

GLOBAL GLOBAL Almacenar agua potable se ha convertido en una prioridad. Sin importar si el agua almacenada tendrá un uso doméstico o industrial, es prioridad que se conserve en perfectas condiciones, sin alterar sus características organolépticas pues esto traería consecuencias negativas. Desde enfermedades en humanos y animales, hasta problemas con procesos industriales. Sepa cómo lograrlo con Rotoplas.

De aquí que la elección del almacenamiento adecuado sea de vital importancia. Hay materiales más populares que otros, como los tanques de agua de cemento, cuya instalación puede traer más problemas que soluciones.

Las desventajas de los tanques de cemento

Los tanques de almacenamiento de agua de cemento solían ser bastante populares, pues es un material del que se puede disponer con mucha facilidad, además pueden almacenar grandes cantidades de agua. Si bien parecen muy eficientes, su construcción e instalación traen consigo una serie de inconvenientes:

– El tanque de cemento causa lixiviación

El cemento e su material de construcción que se hace con diversos minerales, entre ellos cal que es una forma de carbonato de calcio. El problema es que si el agua almacenada en el tanque tiene un PH ligeramente ácido, reaccionará con este compuesto y hará que se libere calcio en el agua. Como consecuencia, el agua tendrá un sabor extraño, además la endurece. El proceso de lixiviación hará que se acumulen minerales en las tuberías, vidrios y superficies.

– Los tanques de cemento son costosos

El cemento no es costoso, pero los costos de planeación, construcción y obras serán bien elevados si los comparas con otro tipo de tanques de almacenamiento de agua. Si quieres hacer un tanque de cemento más o menos decente, tendrás que invertir en profesionales que estén familiarizados con este tipo de obras, además de costear los materiales extras que se necesitan. Si quieres que sea un poco más fácil de mantener, tendrás que recubrirlo con algún material y esto elevará su precio.

– El tanque de cemento es poco resistente

Es un poco paradójico que un material como el cemento, que es tan duro y fuerte, se considere como poco resistente para la fabricación de tanques de almacenamiento de agua; y es que precisamente por esta falta de flexibilidad es sencillo que se rompa, agriete y tenga pérdidas.

Esto ocurre con el paso del tiempo y las variaciones de temperatura; además es mucho más probable si el tanque está enterrado; pues los movimientos naturales de la tierra lo afectarán. Si bien es posible reparar estas grietas, tendrán que vaciar el tanque, esperar que se seque, hacer la reparación y volver a dar tiempo para que se seque. Esto no es garantía de que permanecerá intacto, pues puede volver a agrietarse al poco tiempo.

– Los tanques de cemento son difíciles de limpiar

Cuando se trata de almacenar agua, la pulcritud se hace una prioridad. Los tanques de almacenamiento de agua de cemento son difíciles de limpiar, tienden a desarrollar algas, musgos y otro tipo de vida, lo que afecta la pureza del agua. Hacerles mantenimiento es aparatoso y complicado, por lo que conservarlos impecables se convierte en un desafío.

– Los tanques de cemento son demasiado pesados

Difíciles de manejar, deben construirse directamente en su locación, de ser posible bajo tierra y nunca podrían hacerse sobre alguna construcción. Un tanque de cemento de 5 mil galones puede pesar varias toneladas.

¿Y cuál es el mejor material para un tanque de almacenamiento de agua?

Es normal que luego de leer todas las desventajas de los tanques de agua de cemento te hayas convencido de que no es rentable construir uno, pero ahora te enfrentas a la decisión de escoger otra opción que ofrezca más beneficios que problemas entre tantas ofertas disponibles del mercado. La respuesta es sencilla: necesitas un tanque de almacenamiento de agua Rotoplas.

Los tanques de almacenamiento de Rotoplas están fabricados en polietileno de alta densidad, 100% virgen de grado alimenticio. Esto quiere decir que no alteran el olor, color ni sabor del agua almacenada, manteniéndola en perfecto estado.

Al estar elaborados en una sola pieza, se reduce el riesgo de sufrir roturas, grietas o escapes de cualquier tipo. Olvídate de las filtraciones, pues estos tanques están hechos para durar. Son tan resistentes y versátiles, que pueden usarse también para el almacenamiento seguro de químicos y sustancias corrosivas.

Un tanque de almacenamiento de agua Rotoplas es ligero, fácil de transportar e incluye las conexiones necesarias y no requieres mano de obra especializada para instalarlo, lo que reduce en gran medida los costos.

Como si fuera poco, gracias a sus materiales no requiere mantenimiento técnico. Al ser de color negro, evitan el paso de los rayos UV, por lo que se inhibe el crecimiento de algas y otros microorganismos. No se oxidan ni corroen así que puedes instalarlo en exteriores. Gracias a su tapa hermética, evitarás el paso de contaminantes al interior del tanque, a la vez que puedes tener fácil acceso a su interior para su limpieza.

Fabricado en diferentes capacidades, estamos seguros de que encontrarás el tanque Rotoplas perfecto para las necesidades y propósito que desees satisfacer. Para un grupo familiar o para una finca, Rotoplas siempre será la opción más rentable, no sólo por su costo, sino por durabilidad, calidad y conveniencia. Descarta las opciones obsoletas, cuando se trata de tanques sólo hay un líder: Rotoplas.

Fuente