GRUNDFOS: INVERTIR EN EL PLANETA
invertir en el negocio

GLOBAL GLOBAL ‘Invertir en el planeta’ es el tema del Día de la Tierra de este año y el mensaje de proteger y preservar la salud, familias, medios de subsistencia y futuro no podría ser más urgente para Grundfos.

Un informe reciente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas (ONU) deja en claro que la ventana para tomar medidas contra los riesgos climáticos generalizados que enfrenta el planeta se está estrechando.

Esta no es la primera llamada a la acción que reciben las empresas de todo el mundo, pero ya no se puede ignorar su urgencia. Hoy en día, la acción organizacional es fundamental para salvaguardar el planeta y el paso más audaz que una empresa puede dar es el primero: un acto de fe.

Cada vez más líderes creen que se requiere una acción decisiva y que las empresas deben dar un paso adelante para enfrentar el desafío. Los líderes no esperarán a tener todas las respuestas, sino que darán un salto de fe bien informado, aceptando que inevitablemente cometerán errores en el camino.

El modelo comercial convencional de ganancias primero, planeta después ha pasado a uno en el que la rentabilidad y la sostenibilidad pueden y deben coexistir. Sin embargo, esa transición requiere un cambio de mentalidad hacia uno en el que la inversión en sostenibilidad también se considere una inversión en el negocio. La creciente legislación mundial, como la taxonomía de la Unión Europea sobre actividades relacionadas con el clima y la Directiva sobre informes de sostenibilidad empresarial, así como la estandarización propuesta por la SEC de los Estados Unidos para las divulgaciones relacionadas con el clima, están acelerando este cambio.

Lo mismo puede decirse del mandato de rápido crecimiento para que las empresas mitiguen las emisiones en la cadena de valor y descarbonicen sus cadenas de suministro, considerando que, en promedio, las emisiones en la cadena de suministro de una empresa son 11,4 veces más altas que sus emisiones operativas.

La alineación con los estándares globales y el establecimiento de objetivos basados ​​en la ciencia son ejemplos principales de empresas que invierten en el planeta al invertir en sus negocios. No obstante, establecer tales objetivos requiere una acción audaz y, en ocasiones, un paso hacia lo desconocido. Lo sabemos por experiencia en el establecimiento de nuestros propios objetivos basados ​​en la ciencia, al igual que las más de 1000 empresas comprometidas con objetivos basados ​​en la ciencia destinados a limitar el calentamiento global por debajo de 1,5 °C.

Una forma de acelerar su impacto es a través de asociaciones comerciales. Requiere intercambio de conocimientos, colaboración y alianza entre industrias. Se necesita de todos y de las diversas áreas de especialización para plantar las semillas de un futuro sostenible.

Por ejemplo,  Grundfos, necesita una forma más eficiente de transportar productos y reducir su huella de carbono en toda la cadena de valor. La empresa se asocia con DHL y Shell para probar una solución de combustible alternativo llamada Bio-LNG (gas natural biolicuado de biomasa sostenible) que, después de cinco meses,  ayudó a ahorrar 87 toneladas de CO2. Eso es el equivalente a conducir un camión diésel 90.000 kilómetros.

Finalmente, unir fuerzas con otras entidades a través de asociaciones, como 50L Home Coalition, EV100 y C40, acelera la adopción generalizada de prácticas sostenibles. Por ejemplo, las ciudades C40 presentaron 871 acciones climáticas en 2021, lo que resultó en una mejor calidad del aire para más de 32 millones de residentes de ciudades C40 más que en 2020[7]. Si bien C40 es una red de alcaldes de casi 100 ciudades líderes en el mundo que colaboran para enfrentar los desafíos climáticos, el compromiso corporativo es fundamental para apoyar, escalar e implementar estas acciones climáticas. Grundfos, trabaja con C40 para poner en práctica las décadas de experiencia en la gestión del agua, ayudando a asegurar un futuro hídrico sostenible y resiliente para todos los ciudadanos del mundo.

Invertir en el mundo y plantar semillas junto con otros es el camino a seguir para garantizar un futuro habitable para todos. Como empresas, es el deber de Grundfos actuar y ser responsables del impacto. Esto requiere una nueva forma de hacer negocios y la incertidumbre históricamente ha impedido que algunos den el paso necesario. Sin embargo, es sabido lo que sucederá si se hace algo. La evidencia científica lo ha demostrado, por lo que Grundfos insta a sus socios, partes interesadas y compañeros operadores a dar el paso audaz. Encuentra consuelo en lo incómodo y colabora con otros que intentan encontrar su camino también.

Fuente