SEPA CUÁNTO DURA UN
filtro de agua con Rotoplas

MX MX La calidad del agua que circula por el sistema de acueductos en México no siempre es de la mejor calidad. Este problema no está relacionado sólo con el trabajo que se hace para purificar el agua en la planta de tratamiento, sino con el sistema de acueductos en general, que es viejo.

En consecuencia, aún cuando se haga un tratamiento decente al agua en las plantas, el líquido que llega a casa no es totalmente apto para el consumo humano directo. La solución es simple: instalar un filtro, purificador pero entre tantos modelos, precios y mitos, hay algunas preguntas sin resolver: ¿qué hay del mantenimiento? ¿Cuánto dura un filtro de agua? ¿Vale la pena instalarlo?

¿Necesito un filtro de agua?

La respuesta corta es si, necesitas un filtro, además de un purificador para el agua que se va a beber. Parece una exageración, pero instalar un filtro lavable estándar y complementar con un purificador con una tecnología que elimine cualquier traza de contaminante del agua, son la dupla perfecta para garantizar tanto la salud de todas las personas que hacen vida en tu hogar, como la integridad de tus electrodomésticos.

Un filtro de agua, como el estándar de Rotoplas, servirá como el primer frente. Se encargará de recoger los sedimentos de mayor tamaño, que son los que se arrastran desde los sistemas de tuberías municipales. Estos retienen todas las partículas sólidas como tierra, minerales, piedrecillas, entre otros residuos.

Esto tiene varias ventajas, primero podrás bañarte, lavar los trastes y tu ropa con agua limpia y transparente. Al no tener estos sedimentos, la ropa se lavará mejor y evitarás el percudido en las prendas blancas.

Por otra parte, evitarás que el sarro ingrese al sistema de tuberías hidráulicas interno, así que no se taparán las lavadoras, dispensadores de agua, lavavajllas, entre otros. Esto mismo evitará esa capa calcárea que se acumula en las griferías, tapándolas y arruinando su aspecto. Como si fuera poco, alargará el tiempo de vida de tu purificador de agua.

El purificador de agua tiene un sistema mucho más preciso. Si un filtro estándar es capaz de detener el ingreso de partículas de hasta 50 micras, un filtro purificador no sólo retendrá partículas sólidas más pequeñas, sino que se encargará de evitar el paso de partículas microscópicas, además de compuestos químicos que alteran el sabor y calidad del agua. Como si fuera poco, también pueden encargarse de eliminar microrganismos nocivos para la salud, además de virus y parásitos.

¿Cuánto dura el filtro de agua?

El filtro de agua, ya sea el estándar o el purificador, tienen un periodo de vida bastante extendido, incluso puede llegar a durar algunas décadas, pero el cartucho interno que es el que hace todo el trabajo de purificación, sí que tiene un periodo de vida más limitado.

La visa útil de los filtros estándar depende en gran medida de la calidad del agua. En lugar con peor calidad del agua, el filtro tiene que ser cambiado con mayor frecuencia, mientras que en lugares donde el agua ha recibido un tratamiento previo, el filtro puede durar más. Lo más recomendable es cambiar el filtro cada seis meses.

En el caso del filtro purificador, también dependerá de las recomendaciones del fabricante y el consumo de agua del grupo familiar. Asimismo, cuando tienes un filtro físico primero, el purificador tendrá un trabajo más suave, pues tendrá que encargarse de las partículas más pequeñas y se alargará su vida útil.

La adición más reciente al catálogo de Rotoplas es el filtro lavable, el cual tiene una mayor vida útil, extendiéndola hacia los dos años. Este filtro no tiene que ser cambiado, simplemente se puede sacar y lavar, una vez cada seis meses o dependiendo de la calidad del agua. El filtro lavable evita que tengas que comprar uno nuevo de manera constante.

¿Cómo saber si debes cambiar el filtro de agua?

Es importante revisar el aspecto, olor y sabor del agua, y llevar un registro de la última vez que lo cambiaste para que no pase demasiado tiempo entre cambios. Presta atención a todas las pistas, pero nunca dejes los filtros demasiado tiempo:

– Si detectas que hay un olor a cloro, sabor desagradable o un color diferente al cristalino usual, ya es hora de pensar en reemplazar los cartuchos del purificador.

– Si al servir un vaso de agua, notas que hay un color diferente o ves partículas flotando en el líquido.

– Si disminuye la presión de la salida del agua del filtro, pues esto indica que los conductos internos del filtro están tapados por las impurezas.

– Si notas que el filtro y su cartucho interno lucen deteriorados, cambia de color o se ve sucio.

– Si tu equipo de filtro y/o purificador trabajan con un gran volumen de agua, ya sea porque son muchas personas, es un restaurante o similar

– Si el agua que llega a tu vivienda viene demasiado impura. Puede lucir turbia, tiene un olor fuerte a cloro o metal o partículas suspendidas. En estos casos, los filtros trabajan mucho más, se sobrecargan más rápido y requieren cambios más frecuentes.

Fuente