CIUDAD EN WASHINGTON REDUCE AGUA
no contabilizada un 50 % con Xylem

ES ES Una red de servicios inteligente de la marca Sensus de Xylem ha ayudado a Walla Walla a reducir el agua no contabilizada en un 50 %, ahorrando más de 2.400 millones de litros. ¿Cómo? Las fugas pueden detectarse en cuestión de horas en lugar de meses.

Desde sus raíces, siendo una de las ciudades más antiguas de Washington (EE.UU.), la ciudad de Walla Walla ha madurado como un buen vino. Rodeada de extensos viñedos de 120 bodegas diferentes, la zona es conocida por su rica historia, su encanto y su atractivo general. Sin embargo, a diferencia del vino, el proceso de maduración ha dañado algunas de sus infraestructuras, entre ellas más de 320 kilómetros de tuberías para el agua.

«A medida que las tuberías se averiaban y los contadores de agua envejecían, empezó a verse una pérdida de agua anual del 30 %, lo cual es significativo dado que se distribuyen unos 11.000 millones de litros de agua cada año,», dijo el supervisor de distribución de agua de la ciudad de Walla Walla, Adrian Sutor. «Es necesario una solución que ayudase a controlar y mantener mejor los recursos hídricos.»

La red de servicios inteligente reduce el agua no contabilizada

La ciudad decidió que era necesario realizar una importante actualización para mejorar su sistema de medición y reducir las pérdidas accidentales de agua. Optaron por desplegar una red de servicios inteligente de Sensus, una marca de Xylem, para mejorar la precisión y la detección de fugas, a la vez que hacían accesibles capacidades para avanzar en su sistema de distribución.

Walla Walla instaló contadores de agua residenciales iPERL® y comerciales OMNI™ de Sensus para dar servicio a las 11.000 cuentas de agua de la ciudad. Combinado con la red de comunicación bidireccional FlexNet® para la supervisión remota casi en tiempo real, la ciudad obtuvo un mejor control de su sistema y logró mejoras tangibles en el servicio al cliente.

«Se detectaron más de 2.000 fugas en el primer año de implantación y se alertó rápidamente a cada cliente de cualquier problema, lo que mejoró enormemente el servicio al cliente», dijo Sutor.

Para Walla Walla, los beneficios de los datos precisos en tiempo real fueron más allá de la mejora del funcionamiento. En 2020, la ciudad alcanzó un hito importante al reducir el agua no contabilizada en más de un 50 % desde 2009, lo que supone un ahorro total de más de 2.400 millones de litros. La red de servicios inteligente de Sensus ha contribuido al ahorro desde 2018.

«La ciudad de Walla Walla ejemplifica el poder de la tecnología y los datos para abordar los desafíos de la infraestructura del agua a los que se enfrenta nuestro país», dijo Colin Sabol, presidente de soluciones de medición y control de Xylem. «Mientras gran parte de Washington se enfrenta a condiciones de sequía, Walla Walla está adoptando una postura proactiva para garantizar un futuro más seguro en materia de agua para todos nosotros.»

Resolviendo problemas de alta presión en tan solo unas horas

Como todo iba bien, Sutor y otros empleados de la ciudad empezaron a plantearse qué más podían resolver aparte de la medición y las fugas. Allí donde los intentos anteriores de control de la presión habían fracasado, Walla Walla detectó nuevas posibilidades con su nueva red inteligente.

«Las soluciones acústicas tradicionales no habían tenido éxito en las tuberías de acero más sonoras», dijo Sutor. «FlexNet dio la oportunidad de aprovechar sensores más innovadores.»

La ciudad desplegó contadores de agua Sensus ally® con la interfaz de sensores Sensus® Smart Gateway Sensor Interface para la supervisión y gestión avanzadas de la presión en las cuentas residenciales. Al proporcionar información puntual sobre la presión, la temperatura, los niveles y los intercambios, el sistema proporcionó a los técnicos un perfil completo del sistema.

«En cuestión de horas, se pudo detectar cosas que a muchas empresas de servicios públicos les llevaría varios meses resolver», dijo Sutor. Por ejemplo, al supervisar la presión en una sola zona específica, Walla Walla pudo estabilizar y reducir la presión y corregir las grandes fluctuaciones y la presión excesivamente alta, lo cual condujo a una reducción de agua no contabilizada.

«La solución  ayudó a mejorar la gestión de los activos y a garantizar una mejor calidad de servicio a los clientes, desde eventos importantes como la rotura de tuberías hasta sutiles fluctuaciones de presión», añadió.

Ampliando la red inteligente para otros usos

Walla Walla sigue aprovechando las nuevas capacidades que ofrece FlexNet. La ciudad ha añadido aplicaciones para la supervisión a nivel de arroyos, para la medición de distritos y para la desconexión remota, todo ello en la misma red que utiliza para la medición inteligente.

Tras el éxito de la implantación, la ciudad se propone ahora ampliar la red para incluir las cuentas de aguas pluviales y residuales.

Fuente