Las nuevas bombas I-MPC
PARA PISCINAS

GLOBAL GLOBAL Las piscinas evocan inmediatamente momentos de relajación y diversión… pero las piscinas también significan soluciones tecnológicas sin las cuales sería imposible garantizar un agua limpia y nadar con total seguridad.

Las bombas de piscina son el corazón del sistema de filtración. Garantizan que el agua recircula, extrayéndola de los skimmers, haciéndola circular por el filtro (a menudo un filtro de arena), y luego devolviéndola a la piscina a través de los skimmers nuevamente. Así es fácil entender cuáles han de ser los principales requisitos de una bomba de piscina: fiabilidad y capacidad de filtración. Una bomba eficiente y adecuada para el sistema debe garantizar que todo el volumen de agua pase por el filtro varias veces durante el día, recirculando completamente cada seis horas en promedio.

Una bomba de filtro de piscina es, por tanto, un dispositivo que requiere mucha potencia, porque tiene que trabajar continuamente y mover volúmenes de agua que son notables incluso en piscinas más pequeñas. Es por ello que la eficiencia energética es otro aspecto muy interesante a tener en cuenta, si queremos ahorrar y convertir nuestra piscina en algo sostenible con un impacto ambiental reducido.

LA TECNOLOGÍA MÈTA LLEGA AL MUNDO DE LAS BOMBAS PARA PISCINAS

De la experiencia de la tecnología revolucionaria de Mèta, el sistema presurizado con corazón verdaderamente verde, nace I-MPC, la nueva línea de bombas para piscinas.

Estas nuevas bombas para piscinas cuentan con todas las ventajas verdes de Mèta: ecodiseño, eficiencia energética y control electrónico integrado.

Además, la investigación sobre la optimización del punto de trabajo y sobre el ajuste ha permitido exaltar aún más la eficiencia energética ya garantizada por las características estructurales de la bomba.

Las bombas I-MPC se adaptan perfectamente a las demandas del sistema, dando un consumo energético calibrado que no es ni superior ni inferior a las necesidades de su piscina.

El equilibrio óptimo entre eficiencia energética y capacidad de filtrado se puede alcanzar ajustando la velocidad y el caudal.

Están disponibles cuatro curvas de velocidad diferentes, que aseguran siempre que el consumo de energía sea muy inferior al de las bombas de piscina tradicionales.

Alternativamente, si se configura con una de las cuatro curvas de la bomba, la bomba ajusta la velocidad de forma independiente de acuerdo con los requisitos de filtración. De esta forma la calidad del agua será siempre perfecta y las prestaciones de primera, pero a un coste competitivo.

Considere también que el ajuste de la velocidad tiene un efecto positivo en el silencio de la bomba y, en consecuencia, en el nivel de confort general de la piscina.

Fuente